De Colectiva 2 x 2

Mabel Sierra-Angel Gómez-Lorenzo Lumeras-Vicente Galocha

Julio César Abad Vidal

 

Colectiva 2 x 2 presenta la obra de dos creadores de sendas diciplinas: la pintura (si bien desmarcada de su naturaleza tradicional) y la fotografía. Entre los primeros, Mabel Sierra Acosta (Madrid, 1960) procede a una particular hibridación de la pintura con elementos del collage mediante el recurso a fragmentos de papeles y textiles que confieren al conjunto una serena belleza y que, debido a la dilatada cronología de la realización de sus obras y a la naturaleza personal de los elementos conjugados, se constituye en una suerte de palimpsesto autobiográfico. Por su parte, Ángel Gómez (Madrid, 1953) continúa en esta serie inédita su personal senda que le ha conducido a una abstracción aparentemente geométrica a hallarse cargada de anécdota, como ocurriera en su icónica Sin viento, presentada en primicia en Isegoría en 2022. En este caso, Gómez procede al ejercicio de un encendido y vitalista cromatismo con un marcado carácter geométrico, y muy ardiente cromáticamente, en una serie realizada al acrílico sobre acetato, abierta en 2020, Gravitaciones, consagrada a la exploración del movimiento de los planetas., afín a la representación, más ortodoxamente pictórica, de corrientes magmáticas o de explosiones estelares, como las que integran su anterior serie Energías.

La fotografía urbana de Vicente Galocha (Ponferrada, León, 1962), presenta un particular interés por la geometría arquitectónica, si bien acostumbra a romper la fría ortogonalidad con elementos que denotan una expresión energética, ya sea por una presencia costumbrista o por la de un enunciado que reclama, frente a un orden estático, la diferencia. Si sus obras en blanco y negro abundan en particular en los juegos lumínicos que los planos y los volúmenes de la arquitectura urbana crean en la “escritura de la luz” que es la fotografía (por más que se refiriera específicamente al fotograma), en palabras del maestro Lázsló Moholy-Nagy, son sus obras en color las más consecuentemente vitalistas. Finalmente, Lorenzo López Lumeras (Plasencia, Cáceres, 1961)  comparece con imágenes de espacios arquitectónicos largo tiempo abandonados, demorándose ante los objetos y los vestigios que sobreviven a la vida de sus usuarios, como ocurriera en las fotografías que presentó en una muestra fascinante en este mismo espacio en 2021, unas imágenes que, en su ejemplar melancolía, nos recuerdan vívidamente el inexorable paso del tiempo, lo insondable del porvenir y, acaso, la necesidad de aferrar, de conservar y de cuidar aquello que somos. Cuanto servimos mientras languidecemos. Cuanto amamos mientras vivimos.

 

Entradas relacionadas

Oliveira Tavares “Una compañera”

Oliveira Tavares “Una compañera”

Para que los ojos se aventuren. Sobre los paisajes de António Oliveira TavaresJulio César Abad Vidal Existe en la pintura contemporánea portuguesa...

«De la unidad» de José Iglesias

«De la unidad» de José Iglesias

De la serie sobre papel «De la unidad» de José Iglesias Julio César Abad Vidal[1] Para aquellos cultivadores de los lenguajes pictóricos abstractos...